La Momia: La Tumba del Emperador Dragón

agosto 4, 2008 at 3:46 pm (Aventuras, General, Horror/suspenso, Ultimos estrenos) (, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , )

 

La misma película por tercera vez. Esa es la frase que engloba las sensaciones que produce La Momia: La Tumba del Emperador Dragón, la nueva entrega de una saga protagonizada por Brendan Fraser en el papel del aventurero Rick O’Connell, una re actualización del veterano y mucho más empático Indiana Jones.

 

Rob Cohen reemplaza a Sthepen Summers en la dirección de esta tercera parte, que entre sus cambios presenta a María Bello en el rol de Evelyn O’Connell, papel que la talentosa Rachel Weisz había interpretado en “La Momia” y “La Momia Regresa”. Lamentablemente es lo único nuevo que presenta una cinta que peca de predecible y un trámite algo lento para una película del género.

 

Como si fuera una copia al carbón, el guión aborda el despertar de un antiguo emperador chino (Jet Li), que permaneció transformado en una estatua de barro durante dos milenios, producto de un hechizo que le impidió alcanzar, en su momento, la inmortalidad. O’Connell y su esposa, de viaje en China, unen fuerzas con su hijo, otro explorador de viejas tumbas, para evitar que la nueva momia alcance su objetivo: despertar a su ejército y conquistar el mundo.

 

 

 

El resto es lo de siempre: enormes enfrentamientos de muertos vivientes, explosiones a granel y una batería ilimitada de efectos especiales que incluyen una irrisoria aparición del abominable hombre de las nieves. Todo intento de agregar algo de profundidad a la trama, que no va más allá del típico planteamiento de familia disfuncional, se pierde en un guión simplón y diálogos absurdos.

 

Fraser mantiene la esencia de su personaje, que poco ha evolucionado en el tiempo. María Bello cumple también como Evelyn, aunque los fanáticos de la saga seguramente se quedarán con la versión de Rachel Weisz. Jet Li, el gran antagonista de la historia, deambula sin rumbo durante todo el metraje, palideciendo ante el recordado Arnold Vooslo y su deschavetado Imothep de las primeras dos cintas.

 

 

 

Esta tercera entrega de La Momia se hace innecesaria, poco consistente y borra de un plumazo las bondades que gozaron los filmes originales: una divertida y fresca revisión a las películas de terror y aventuras, con personajes totalmente queribles que en esta pasada se muestran cansadores y añejos.

 

En suma, La Momia: La Tumba del Emperador Dragón decepciona incluso en el marco de su propio universo, al que tampoco se le puede solicitar mucho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: